Hipericum perforatum, Hierba de San Juan

Beneficios del aceite de hipérico

Aceite de hipérico
El hipérico (hypericum perforatum) es una sencilla pero maravillosa planta que esconde infinidad de usos y magníficas propiedades. Bastante conocida como antidepresivo natural, y actualmente estudiada, entre otras cosas, como posible tratamiento contra el cáncer, especialmente del glioma cerebral.
Crece en muchos lugares del mundo, le gustan los bordes de los caminos, campos abandonados, lugares soleados y herbosos. Se le reconoce por sus características flores amarillas, y por sus hojas que miradas al trasluz y debido a las glándulas de aceite, parecen “perforadas”, de ahí su nombre botánico, perforatum.

Usos y propiedades del aceite de hipérico

El macerado de la planta en aceite es un excelente remedio de uso externo, para mí un básico en cualquier botica natural, con propiedades cicatrizantes, bactericidas, calmantes y anitinflamatorias que puede ser de gran ayuda en:
  • quemaduras solares o de otro tipo
  • heridas, incluso abiertas
  • rozaduras
  • llagas y úlceras
  • dermatitis atópica, psoriasis, eccema…
  • dermatitis del pañal
  • contusiones
  • problemas musculares, tendinitis, torceduras, distensiones ligamentosas… etc
  • problemas articulares
  • inflamaciones
  • picaduras de insectos
  • inflamación de la piel como consecuencia de radioterapia
  • edemas linfáticos
  • artritis
  • gota
  • hemorroides
  • problemas circulatorios
  • equimosis…
Alivia de forma inmediata las quemaduras, y no tiene rival a la hora de ayudar a cicatrizar heridas, rozaduras, hemorroides… También es magnífico para hacer masajes.

Cómo hacer aceite de hipérico

Es muy fácil de preparar. Sólo tienes que recoger las sumidades florales de la planta (los ramilletes de flores de los extremos de las ramas), ponerlas en un recipiente de cristal transparente y cubrirlas de aceite de oliva o almendras dulces. Cierra bien el envase y déjalo durante 40 días en un lugar donde reciba luz solar directa durante varias horas al día, ya sea una terraza, jardín o cerca de una ventana.
Cada día abre el envase y remueve el macerado. También limpia la humedad con un paño la cara interna de la tapa del envase. Poco a poco, va tomando un tono rojizo característico de este aceite.
Importante: asegurarte de que la planta queda completamente cubierta por el aceite, si dejas partes por encima del mismo puede estropearse el macerado.Una vez pasados los 40 días, sólo tenemos que filtrar el aceite y envasarlo en recipientes de cristal oscuro, resguardado de la luz y del calor.

Precauciones

El hipérico puede ser fotosensible, por lo que es mejor evitar la exposición a la luz solar mientras se esté usando la planta.
No debe tomarse a la vez que se toman antidepresivos alopáticos.
La tradición dice que hay que recoger las flores en la noche de San Juan, y con esas flores hacer el aceite que se utilizará durante el año.
Fuente: La botica escondida
Imprimir artículo