VEGETARIANO



Ser vegetariano
por Leonora Esquivel Frías
Ponencia presentada en el Primer Congreso de la Unión Vegetariana Española (UVE)
9-12 de octubre de 2004 - www.unionvegetariana.org


Una vez que hemos visto el sufrimiento de los animales,
somos moralmente responsables de aliviarlo y este es un camino que no tiene regreso”
Mary Lou Randor, Animal Grace

Ser vegetariano es una decisión que se toma una vez, hay quienes optan por este estilo de vida por razones de salud, otros quienes lo hacen por ser coherentes con su postura ecologista y otros quienes lo hacemos por respeto a las vidas de los animales no humanos.
Las tres razones son igualmente válidas, sin embargo sólo la última es completamente altruista y desinteresada, es lo que se llama el vegetarianismo ético. Dejar de comer animales es el primer paso para dejar también de vestirnos con su piel o de comprar productos probados en ellos; es una consecuencia lógica de haber reflexionado sobre las grandes injusticias que se cometen con ellos y de la decisión de no querer ser parte activa en su maltrato y explotación.
Una vez hemos reconocido que los animales son seres con capacidad de sentir placer y dolor y que por lo tanto tienen al menos el interés de buscar el primero y evitar el segundo, estaremos viviendo el primer día de nuestra nueva vida
Una vida donde el sufrimiento animal sea tomado en cuenta. Y que conste que esto no quiere decir que importe más o menos que el sufrimiento de los seres humanos, que es lo que siempre se esgrime contra quienes defendemos los intereses de los animales; el sufrimiento es malo independientemente de quien lo padezca. Es cierto, en el mundo hay mucho sufrimiento, tanto que este parece ser parte constitutiva de la naturaleza. Nos hemos acostumbrado a ver en las noticias gente muriendo de hambre, por guerras, en actos terroristas, en violencia doméstica, y nos parece repudiable. Sin embargo, poco o nada vemos acerca de los animales hacinados en las granjas factoría, transportados durante horas sin agua ni alimento, arrastrados hasta el matadero y abiertos en canal estando a veces todavía conscientes. Estas imágenes no van a llegar al salón de nuestra casa a menos que nosotros salgamos a buscarlas o que coincidamos con una mesa informativa de alguna asociación defensora de los animales.

El vegetarianismo ético no es una mera dieta, es, repito una manera de vivir coherente con los principios que creemos dignos de ser defendidos: justicia, respeto, solidaridad.
El término vegetarianismo ético puede retumbar como si fuera una doctrina o una práctica inaccesible para el común de los mortales. En general no hago esa distinción, pero creo que en este contexto vale la pena hacerla pues a diferencia de un vegetariano por razones de salud, quienes lo somos por rechazo a la utilización de animales, abogamos en todo momento por un cambio hacia este estilo de vida.

Nunca otra causa exigió una modificación tan radical en nuestra manera de vivir: cambiar algo tan arraigado como nuestros hábitos alimenticios no es fácil, pero más difícil quizá es enfrentarse a una sociedad que no está preparada para el vegetarianismo. Burlas, rechazo, indiferencia y hasta desprecio son las más comunes de las actitudes a las que estamos expuestos una vez decidimos dejar de consumir productos de origen animal y esto se debe en gran medida a la ignorancia que existe en relación al tema del vegetarianismo y su conexión directa con los derechos de los animales.

Es curioso que cuando comentamos que nos dedicamos a la defensa de los animales, la gente se sorprenda de que también seamos vegetarianos. Esta distinción entre “animales para convivir” y “animales para comer”es algo que tenemos que ir eliminando, esa línea arbitraria ocasiona que no sintamos culpa alguna de comer un pollo pero sí nos horroricemos del consumo de perros y gatos en países asiáticos, por ejemplo, que firmemos contra las corridas de toros, pero que no reparemos en comer un trozo de vaca, o que creamos que la defensa de los animales se limita a encontrar un buen hogar para perros y gatos. De la misma manera creo que los vegetarianos que consumen lácteos y huevos han de dar un paso más y contemplar el veganismo como una opción ética y saludable. Los derivados de los animales también les ocasionan explotación y muerte.

La meta principal de todo activista por los DDA es hacer más vegetarianos, pues el vegetarianismo es la forma más eficaz de oponerse a la crueldad hacia los animales. Tengamos presente que al año se matan en el mundo 50 mil millones de animales sólo para consumo humano. Según PETA (Personas por la Ética en un Trato hacia los Animales), un vegetariano salva en promedio 95 animales al año. 95 seres sintientes que no nacerán para ser torturados y matados.
Nuestros argumentos son irrefutables, la teoría y la práctica están de nuestra parte, pero somos concientes de que la decisión final es personal, que la gente puede concedernos toda la razón y seguir comiendo animales “porque están muy sabrosos”. Como dijo Sócrates “Veo el bien y lo apruebo, pero hago el mal”. Para la mayoría de los seres humanos nunca ha sido un problema vivir en contradicciones morales. Podemos por un lado rechazar la violencia y por otro ejercerla indirectamente sobre los no humanos al utilizarlos como recursos, podemos reconocer que infligir dolor es malo y causarlo.

La mayoría de quienes comen animales se confiesa incapaz de poder matar su comida con sus propias manos, no obstante, da dinero para que otra persona lo haga. Esto es para mí una cuestión de elemental integridad moral, pero por lo visto no todo el mundo hace una reflexión de este nivel.

Quienes abogamos por los derechos de los animales intentamos hacer que la gente piense en algo que quizá no había pasado por su cabeza. Hemos de abrir tanto su mente como su corazón, porque no hay nada más compasivo y justo que una dieta vegetariana. Si nos importa el hambre en el tercer mundo, si nos importa el desperdicio de recursos naturales, la contaminación de mares y ríos, si nos oponemos a las guerras por petróleo, entonces es hora de cambiar a un estilo de vida vegetariano.
No hay pretextos para no poder ayudar a los animales. Si no tenemos tiempo para colaborar en una asociación, ni dinero para hacer donaciones, o nos sentimos incapaces de asistir a una manifestación, hay algo que sí podemos hacer que no nos requiere esfuerzo físico: ser vegetariano. Algo tan sencillo como optar por la vida o la muerte de un animal a la hora de sentarnos a la mesa.

Pero ser vegetariano no es suficiente, no podemos responder escuetamente ante la típica pregunta de por qué comemos cómo lo hacemos. Ser vegetariano no es una elección personal en el sentido de que yo haya elegido esta alimentación como pude haber elegido comprar una camiseta roja en lugar de azul. No puedo respetar el hecho de que alguien coma animales porque es su decisión, como no respetaría el que alguien le pegara a un niño sólo porque es su hijo. Aunque evidentemente, la decisión se toma a nivel individual, no estamos hablando de una simple preferencia gastronómica. Aquí hay en juego valores y compromisos.

Es común que la curiosidad de nuestro interlocutor se despierte cuando estamos comiendo, pero quizá ese no sea el mejor momento para exponer nuestras razones, pues seguramente los comensales se encontrarán ya frente a su trozo de animal cocinado y su actitud puede ser defensiva, pero una respuesta como “soy vegetariano porque ningún animal merece morir para que yo viva” es la puerta de entrada a una conversación que se puede tener en la sobre mesa. Cuando señalando productos de origen animal nos dicen “tú no puedes comer esto”, hemos de responder “no es que no pueda es que no quiero”.

Hay quienes evitan hablar del maltrato hacia los animales, quienes creen que no tiene sentido reclamar o hacer ver una conducta moralmente incorrecta, pues hay tantas que nunca acabaríamos. Sin embargo, pensemos qué es lo peor que nos puede pasar si levantamos nuestra voz por los animales. ¿Que nos ignoren, que nos insulten, que se rían, que nos llamen exagerados? Pues eso no es nada en comparación con lo peor que les sucede a los animales si no decimos nada: su sufrimiento en granjas factorías, en los laboratorios, en las granjas peleteras, etc.
Dejar de comer productos de origen animal es fundamental para mostrar respeto hacia los animales, pero necesitamos hablar también de porqué hemos optado por oponernos a esta explotación.

Los países de habla hispana vamos bastante retrasados en materia de DDA y vegetarianismo, fuera de las grandes ciudades es difícil conseguir leche de soja, tofu, seitán o tempeh, aunado a esto existe todavía la creencia de que los vegetarianos no comemos carne, pero comemos pescado e incluso pollo. De nosotros depende que estos malentendidos vayan aclarándose y si nosotros solicitamos por escrito a los supermercados o restaurantes que existan opciones vegetarianas, entonces seremos un grupo de consumidores al que habrá que satisfacer. Mi experiencia personal como vegetariana mexicana es que aunque aquí podamos comprar comida en cualquier herboristería, la gente sigue siendo hostil a la idea de no comer animales. En Latinoamérica, en cambio, la idea de los DDA es tan nueva que el público la recibe con mayor interés y parece reconocer que no es tan descabellada como algunos quieren hacerla ver. La gran cantidad de frutas y verduras hace que no tengamos que depender tanto de las alternativas a la carne, pero aún queda por convencer a una población en extrema pobreza que ser vegetariano no es un lujo ni privilegio de una clase social acomodada que puede preocuparse por su salud y la de los animales.
La información oficial tampoco está de nuestra parte. Los mismos médicos, la publicidad, los productos del mercado nos sugieren consumir carne y productos de origen animal. Si logramos que salga una nueva pirámide alimenticia veremos que se reduce la ingesta de “carnes rojas”, pero se potencia el pescado y los lácteos. Pensemos en el gran mito de la leche, nunca mejor desmentido que en Leche que no has de beber de David Román. Somos nosotros quienes tenemos que buscar información fidedigna para ofrecer a los demás. Si por ética no hemos de consumir productos animales, por salud tampoco.

Como activista por los DDA cada vez que pongo una mesa informativa, asisto a un acto o manifestación, realizo una entrevista o tengo la oportunidad de habar con alguien, repaso uno a uno los argumentos que existen a favor del vegetarianismo y me dan ganas de hacerme vegetariana por segunda vez, porque estoy orgullosa de formar parte de ese colectivo que se dio cuenta de que las vidas de los animales no humanos han de ser respetadas, y no encuentro nada más natural y coherente.
Imprimir artículo