¡CAMBIO VERDE, POR GRIS Y NEGRO!

Brasilia. Brasil prevé invertir 66.500 millones de dólares en los próximos 25 años en la duplicación de carreteras y la construcción de ferrovías para cubrir graves deficiencias que sufre el país en infraestructura, según lo anunció ayer su jefa de Gobierno. La presidenta Dilma Rou­sseff dijo que algunas obras serán otorgadas en concesión a empresas privadas que se encargarán de la construcción, mantenimiento y administración de las vías. “Estamos comenzando una etapa inicial en la cual Brasil va a salir más rico y más fuerte”, dijo Rousseff en una ceremonia en la que dio a conocer la ambiciosa iniciativa. “Brasil tendrá finalmente una infraestructura compatible con su tamaño”, agregó la mandataria. Según Dilma, los proyectos apuntan a “beneficiar a la población y saldar una deuda de décadas de atraso en infraestructura con el menor costo posible”. La etapa inicial de 133 mil millones de reales (66.500 millones de dólares) prevé obras de infraestructura, en cuyas concesiones participarán empresas públicas y privadas. “Nuestro propósito con este programa y los que anunciaremos próximamente para aeropuertos y puertos es unirnos a los concesionarios para obtener lo mejor que la iniciativa privada pueda ofrecer en eficiencia, y lo mejor que el Estado puede y debe ofrecer en planificación y gestión de recursos públicos”, subrayó la mandataria. La iniciativa contempla 21 mil millones de dólares en la duplicación de 7.500 kilómetros de carreteras y 45.500 millones de dólares en la construcción de 10 mil kilómetros de redes ferroviarias. En una siguiente etapa, dijo la presidenta, se anunciarán programas similares para la ampliación y construcción de aeropuertos, hidrovías y puertos marítimos y fluviales. Cesio Andrade, presidente de la Confederación Nacional de Transportes, destacó que las inversiones previstas para el sector se acercan a las necesidades calculadas por esa entidad. “La CNT (Confederación Nacional de Transportes) siempre defendió inversiones de entre 400 mil y 500 mil millones de reales (de 200 mil a 250 mil millones de dólares) en infraestructura de transporte, y con estas acciones anunciadas y las que se esperan en puertos y aeropuertos, nos acercamos a esa meta”, dijo Andrade en una entrevista telefónica con AP. Proyectó que las inversiones en puertos fluviales y marítimos, hidrovías y aeropuertos podrían llevar la inversión en el sector a cerca de 125 mil millones de dólares. Andrade elogió la decisión de abrir las inversiones al sector privado, destacando que el gobierno, por su propia cuenta, no tendría capacidad de hacerles frente a las necesidades del país. “Es importante que después de más de 20 años, el gobierno dejó de lado la ideología y abrió proyectos a la participación de la iniciativa privada. Eso les da mucha fuerza a los proyectos y va a ayudar a generar más empleos”, expresó el dirigente de los transportistas brasileños. Deudas y reclamos. La infraestructura es uno de los sectores en que Brasil presenta mayores atrasos, comparado con otros países. El informe de competitividad global del Foro Económico Mundial para 2011-2012 situó al país en la posición 104 del ranking de infraestructura entre 142 países. En calidad de carreteras, Brasil aparece en el lugar 118 del informe, mientras que en ferrovías, está en el lugar 91 y en el de infraestructura portuaria, está en el 130. Entre tanto, la Confederación Nacional de Transportes, que agrupa a las principales empresas del sector, señaló en un informe que Brasil es uno de los países grandes con menor densidad de transporte ferroviario. Con 3,5 kilómetros de ferrocarril por 1.000 kilómetros cuadrados de área, Brasil está lejos de otras naciones de territorio extenso como Estados Unidos (22,9), Argentina (13,3), Chile (9,4) y México (8,7). La ejecución del programa de infraestructura estará a cargo de la recién creada Empresa de Planeamiento y Logística, adscripta al Ministerio de Transportes. El titular de esta cartera, Paulo Sergio Passos, explicó que las empresas concesionarias deberán ejecutar inversiones en carreteras en los primeros cinco años y podrán cobrar el peaje cuando hayan completado 10 por ciento de la obra. La empresa elegida será la que ofrezca la tarifa más baja. Según el cronograma previsto, se invertirán unos 39.750 millones de dólares en los primeros cinco años, y unos 26.500 millones de dólares entre el quinto y el vigésimo año a partir del inicio de las obras. De los 10 mil kilómetros de vías ferroviarias que se proyecta construir, unos 2.600 ya están en etapas avanzadas en relación a informaciones y estudios técnicos, por lo cual se prevé que estén listos en diciembre. Perspectivas Corredor de norte a sur. En relación con las vías, el ministro de Transporte de Brasil dijo que el gobierno pretende abrir un gran corredor ferroviario que una las regiones nordeste, sur y sudeste. Del Estado. La estatal Valec comprará la capacidad integral de ferrovías en todo el país y realizará una oferta pública para asegurar el derecho de pasaje de tren. La estatal venderá parte de esa capacidad a los usuarios que quieran transportar cargas, a operadores independientes y a los concesionarios. Visión. Dilma Rousseff dijo que “las asociaciones propuestas en autopistas, concesiones y ferrovías son muy atrayentes en términos de rentabilidad y riesgo”. 

ESTO SERÁ DESTRUÍDO GRACIAS A ESTE PLAN DEL GOBIERNO DE BRASILIA. EN LA NOTICIA, COMO SE VE, NO SALE NI UNA SOLA ALUSIÓN AL AMAZONAS Y SU SELVA.





Imprimir artículo